La palabra hacker ha sido tan mal usada en los medios de comunicación que la confundimos con cracker. Incluso la RAE registra en su primera acepción la de “pirata informático”, “persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta”. Eso justo es un cracker, según los expertos en ciberdefensa y del mundo de la seguridad informática.

Un hacker ético es una persona que usa de sus conocimientos avanzados en informática para hacer el bien. Su trabajo o afición (debería ser) es realizar pruebas en redes y sistemas y localizar vulnerabilidades. Una vez detectadas, se informa de ellas para que se tomen medidas y se solucionen.

El daño al sistema o sus usuarios nunca es una opción. Son hackers de sombrero blanco, los ‘buenos’ de la película. Tienen unos conocimientos y buscan sacarles partido haciendo el bien, como la mayoría de profesionales.

Frente a los hackers de sombrero negro, que buscan fallas de seguridad en sistemas a los que no han sido invitados para su enriquecimiento propio, y los de sombrero gris, que tienen su propio código ético pero buscan beneficio (reportar vulnerabilidades frente al CNI, FBI, Interpol, etc.), los de sombrero blanco buscan hacer más segura la red y los sistemas.

Un poco de Historia

Los programadores del MIT se hacían llamar asimismo «Hacker» como una forma de identificar su capacidad de hacer programas mejores y más eficaces, de una forma distinta a como se acostumbraba en ese entonces, siendo este el momento donde se relacionaba por primera vez la palabra «hacker» con el mundo de la informática.

Es así como el término «Hacker» se empezó a utilizar para describir «a toda persona que manipula o que posee conocimientos prácticos que modifican los usos de las cosas de modo que éstas puedan emplearse para fines no previstos en su origen» (Según Wikipedia).  Considero que ésta es la definición más apropiada, ya que la figura de «hacker» no está únicamente asociada al área de sistemas, informática o telecomunicaciones; también abarca cualquier área del quehacer humano, considerándose así «hacker» como una capacidad de reinventar una profesión o actividad, más que una profesión independiente.

La Real Academia Española (RAE) en el año 2014 incluyó por primer vez en el diccionario la palabra «Hacker», la cual definió como «Pirata Informático», describiéndolo como una «Persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta«, esta definición no sorprende en nada, ya que es la continuación de una tendencia errada en criminalizar el término «Hacker».

Luego a finales del año 2017, la RAE decide agregar otro significado, ésta vez totalmente distinto al inicial, destacándolo como una “Persona experta en el manejo de computadoras, que se ocupa de la seguridad de los sistemas y de desarrollar técnicas de mejora”. Lo que motivó a la RAE a tomar esta decisión, fueron las observaciones y reclamos de la comunidad internacional de la seguridad informática, al ver como se criminalizaba un término que nada tiene que ver con actividades ciberdelictivas o ciberataques.

White Hat Hacker o Hacker Éticos.

Es todo lo contrario al Ciberdelincuente, es la antítesis del Black Hat Hacker. Su objetivo es mejorar los sistemas informáticos, identificando y corrigiendo vulnerabilidades o fallos de los mismos, con el fin de proteger el activo de la información dentro de una organización.

Su ética profesional radica, en que deben actuar previo acuerdo contractual con la empresa y organización dueña del sistema de información. Son también conocidos como Profesionales de la Ciberseguridad.

Atacar sistemas sin permiso

Con mucha frecuencia los hackers éticos no piden permiso a la hora de entrar a un sistema. Simplemente lo hacen y, cuando lo consiguen, avisan al responsable.

Los hackers éticos que están un paso adelante de los hackers maliciosos deben ser expertos en sistemas informáticos, con amplios conocimientos acerca de programación, redes y sistemas operativos.

Otro requisito es tener un conocimiento profundo sobre plataformas muy concretas (como Windows, Unix, Linux).

Paciencia, persistencia y una gran perseverancia son cualidades importantes que los hacker éticos requieren debido a cantidad de tiempo y nivel de concentración requerido para que la mayoría de los ataques den resultados. Conocimiento en redes, programación web y bases de datos son todos útiles en el trabajo del hacking ético y durante las pruebas de vulnerabilidad.

La mayoría de los hackers éticos son conocedores acerca de las áreas de seguridad y temas relacionados, pero no necesariamente tienen un gran dominio de las contramedidas que pueden prevenir ataques.

Ahora que conoces que es un hacker ético puedes solicitar sus servicios para proteger la red y sistemas de tu negocio.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + ocho =